29 octubre 2014

Ser extranjero en China vs. Ser chino en el extranjero

Hoy quiero hablaros sobre algo que considero importante. Sé que es tentador cerrar esta ventana y abrir Facebook (vosotros que podéis, afortunados). Pero os pido que hagáis un pequeño esfuerzo y le dediquéis unos minutos.




Vine a China ya hace tres meses, sola , sin conocer a nadie a aquí, no muy segura de que mi nivel de idioma fuera el suficiente para sobrevivir en el día a día y asustada ante la idea de pasar tantos meses en un lugar desconocido. Sin embargo, desde el primer día me adapté a la perfección. El idioma, la comida, la cultura, los interminables trámites y papeleo de los primeros días, el caos de las calles de una ciudad enorme y desconocida.... Nada supuso un problema. ¿Por qué?

Los chinos (la mayoría, no se puede generalizar en ningún caso) son gente amable, atenta, cercana y curiosa, dispuestos a dedicarte una sonrisa y a charlar contigo en todo momento. Siempre que he tenido algún problema he podido encontrar a alguien dispuesto a echar una mano de forma desinteresada.



No nos engañemos, ser extranjero en China (en la mayor parte de los casos) es fácil, siempre y cuando llegues aquí con la mente abierta, con actitud paciente y sabiendo que te vas a enfrentar a una cultura muy diferente.

Los occidentales somos una especie de superestrellas en China. Todo el mundo quiere hablar con nosotros, tocarnos las manos, decirnos lo guapísimos que somos, los ojos tan redondos que tenemos, lo grandes que son nuestros pies (sí, esto me ha pasado), pedirnos que les firmemos nuestro nombre en el brazo (sí, también me ha pasado), preguntarnos si el color de nuestro pelo es natural... Las mamás quieren que cojas a sus niños en brazos, quieren sacarnos fotos desde todos los ángulos posibles, pedirnos el wechat (whatsapp chino en el que en tan solo dos meses me encontré con 90 contactos), saber nuestro número de teléfono, nuestro correo electrónico, nuestro grupo sanguíneo, nuestra talla de bragas... Algo tan simple como ir al supermercado o esperar el autobús se convierte en un paseo por una alfombra roja.

Aquí, parte de mi colección de fotos de paparazzis pillados en plena acción:





Hay momentos en los que esto resulta de lo más agobiante, pero hay que tener en cuenta las circunstancias que rodean esta actitud. Para los chinos, salir al extranjero es algo muy complicado, no cuentan con las facilidades con las que contamos en Europa y la mayor parte de ellos probablemente no saldrán nunca del país. El único referente que tienen de Occidente es lo que les llega a través de la televisión y de los lugares de internet que el gobierno no ha censurado.

Por eso, cuando de repente te encuentras rodeado por un grupito de chinos sacándote fotos y preguntándote que si conoces a Lady Gaga, hay que respirar hondo, echarle paciencia al asunto e intentar ponerse en el lugar de toda esta gente, que lo único que quiere es charlar un rato contigo, curiosear sobre qué es lo que hay en el lejano y desconocido Occidente y presumir delante de sus amigos de haber estado charlando con un guiri o, como dicen ellos, con un laowai.

Aquí parte de mi colección de fotos con fans desconocidos:


Esta chica del campus y sus amigos, eran fans asiduos. 
Cada vez que se cruzaban conmigo sacaban la cámara.

Incluso una vez un Doraemon me abordó para pedirme una foto.

Es un placer ver la cara de felicidad de algunos niños 
cuando aceptas sacarte una foto con ellos. 
Aquí tenéis el mejor ejemplo.
Después de todo esto, yo me pregunto ¿es igual de fácil ser chino en España que español en China?

Sin duda, no. Para explicarlo voy a contaros una anécdota que me sucedió en España ya hace tiempo: un día, mientras esperaba a unos amigos en la calle vi que una chica china, desorientada y con un nivel de español casi nulo, se acercaba a dos hombres de mediana edad y les preguntaba que dónde estaba “un muro muy famoso” mientras intentaba enseñarles algo en la pantalla de su móvil. Los dos hombres, sin apenas tratar de entender a la chica comenzaron a reírse y uno le dijo al otro “¿y esta qué dice? ¡un muro! La muralla china, ¡no te jode!”. Aquella actitud me pareció horrible, tremendamente irrespetuosa y fuera de lugar. Realmente me gustaría ver cómo se apañarían aquellos dos señores si estuvieran perdidos en alguna ciudad de China, sin conocer el idioma y si al intentar pedir ayuda les respondieran con la misma actitud que ellos tuvieron con esa chica.

En mi facultad en España, por ejemplo, se tiene la idea de que los chinos tienen problemas para seguir las clases y hablan mal el idioma porque no se relacionan con los demás. Pero nadie se pregunta por qué no lo hacen, por qué se limitan a quedarse en un grupito con otros chinos.

En primer lugar hay que tener claro que el chino y el español son idiomas muy diferentes en todos los aspectos y que ser capaz de hablar de forma fluida y correcta un idioma tan diferente al tuyo es algo complicado en extremo. Para los chinos aprender inglés, español o cualquier otro idioma supone un reto igual de grande que para nosotros aprender chino.



Es cierto que tener relación con nativos y mantener conversaciones de forma frecuente ayuda, pero esto también supone un obstáculo enorme para los chinos. China es muy diferente a Occidente, por lo que cuando un chino viaja a nuestros países el choque cultural es muy, muy fuerte. Si, a parte de todos estos obstáculos, se encuentran con el hecho de que los occidentales, por el mero hecho de no conocer los porqués de su cultura y de  sus costumbres, tienden a ridiculizar su forma de ser y no suelen mostrarse demasiado respetuosos y pacientes con ellos, para los chinos, vivir en el extranjero se puede convertir en una experiencia desagradable, muy alejada de lo que esperaban encontrar cuando salieron de su país.




No estoy diciendo ni que todos los occidentales sean malos ni que todos los chinos sean buenos. Solo intento decir que deberíamos empezar a ser más abiertos con todo el mundo, con otras culturas, religiones y formas de entender la vida, porque no hay unas mejores que otras, solo diferentes.

Me pongo en el lugar de todos estos chinos que están viviendo fuera de su país e intento imaginarme lo terrible que hubieran sido para mí estos tres meses si la gente me hubiera tratado con la misma falta de respeto con la que muchos les tratan a ellos, por ejemplo, en España. Os puedo asegurar que, cuando estás fuera de tu hogar, inmerso en una cultura diferente, en un país en el que no conoces a nadie, en el que no eres capaz ni de entender el nombre de los platos en la cantina o los horarios del autobús, lo último que quieres es que la gente se comporte mal contigo.

En la residencia donde estoy viviendo hay gente de todas partes del mundo: europeos, americanos, asiáticos, árabes... Cada uno tiene unas costumbres diferentes, cada uno ha crecido en una cultura totalmente distinta a las demás, cada uno practica una religión y habla un idioma distinto al de los otros. Llevamos tres meses conviviendo (vamos juntos a clase, comemos juntos, salimos juntos, charlamos y compartimos cosas sobre nuestros países...) y nunca, nunca, nunca ha surgido conflicto alguno entre nosotros. Aquí practicamos el “vive y deja vivir” y nos funciona a la perfección. Creo que al mundo le iría mucho mejor si empezase a practicarlo también, si se dejase de criticar a los demás por ser diferentes a uno mismo, por tener otras ideas, por creer en otros dioses o por comer otras comidas. La diversidad puede llegar a ser estupenda, te permite conocer y aprender cientos de cosas nuevas, pero para que esto sea así el respeto debe estar presente en todo momento.



Os invito a que, a partir de ahora, seáis más comprensivos y abiertos con los demás, con otras formas de vida y con otras culturas. Y, como sé que casi todos los que leéis este blog sois familiares y amigos, os voy a pedir algo, casi como un favor personal: si en algún momento presenciáis alguna situación de racismo o falta de respeto hacia alguien, no os quedéis de brazos cruzados, intentad ayudar, porque, desde mi experiencia personal, os aseguro que daríais lo que fuera por que alguien os ayudase a vosotros en la situación contraria.




*****
NOTA: Os animo a que aportéis vuestras opiniones respecto al tema en el los comentarios de abajo y a que leáis las opiniones de los demás. Creo que pueden surgir comentarios interesantes.
*****

60 comentarios:

  1. Gloria7/6/15

    Me enorgulloce leer esta entrada Aida, porque compruebo en ella, es decir, en tus palabras, que la educación que hemos intentado inculcarte y transmitirte desde la más tierna infancia, educandote en la tolerancia, en el respeto a la diversidad y en la apertura de mente hacia otras culturas y por lo tanto hacia la globalización del mundo, ha dado su fruto y ha hecho que hayas encontrado definitivamente el punto de encuentro en el que todos los seres humanos somos exactamente iguales y al mismo tiempo asombrosamente diferentes. A China fuiste para aprender el idioma y para sumergirte en su cultura pero nos sentimos plenamente satisfechos de que además de traerte contigo ese aprendizaje lingüistico y cultural hayas encontrado lo más importante para tu crecimiento personal, lo que hará de esta experiencia algo único y perpétuo: has encontrado el quid de la cuestión, es decir, que en este variopinto e inmenso mundo, todos podemos sin prejuicios y sin escrúpulos convivir en armonia y en absoluto entendimiento.

    Sería estupendo que todos fueramos capaces de entender con tanta simplicidad y cordura que de todas las culturas, de todos los credos y de todos los colores que ocupan el planeta se puede aprender y compartir cosas extraordinarias si ponemos un poquito de nuestra parte. Por eso el viajar abre tanto la mente.

    Un beso de tus padres y hermana!!

    ResponderEliminar
  2. Irene Sire7/6/15

    Muy interesante. He visto situaciones similares a la que comentas, donde el típico spanish paleto que no ha salido de su pueblo en la vida, que piensa que vive en el centro del universo y es el culmen de la evolución, trata con desdén y superioridad al extranjero. cuánta vida da viajar!! qué afortunada eres!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Irene. Ojalá todo el mundo tuviera la oportunidad de vivir una experiencia como la que estoy viviendo yo... Creo que he tenido una suerte enorme y me siento muy afortunada por ello.

      Un abrazo!!!!

      Eliminar
  3. Ernesto7/6/15

    No ha sido para tanto...de largo digo!! un placer leerlo! tienes además toda la razón. Lo primero el respeto, que por otra parte es lo mas rentable por entre otras cosas, lo que tu comentas. Un abrazo y sigue disfrutando, exprimelo! seguro que cuando vuelvas, la semilla que has plantado, estará creciendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ernesto. Un abrazo para todos!

      Eliminar
  4. Chari7/6/15

    Tú que eres buena lectora nos lo dejas bien claro , no todo está escrito en los libros, se aprende muchísimo viajando y mirando e interpretando el mundo como tú lo estás haciendo. Gracias por esa reflexión y por ese enfoque tan bueno sobre la tolerancia. Seguro que todos tus "blog-seguidores" lo tendremos siempre presente. Prometido

    Muchos beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, me siento muy afortunada, porque el poder vivir todo esto en persona te hace entender mucho mejor todas estas cosas.

      Un beso fuerte!!!

      Eliminar
  5. Diego Tejedor7/6/15

    Tienes toda la razón , Aida, y enhorabuena por tu articulo. Pero no deberías pensar que en general los españoles se mofan de los chinos, es una minoría con escasa formación en todos los sentidos. Te puedo asegurar que, al menos donde yo vivo y donde hay una nutrida colonia china, que son muy queridos, muy respetados y están en general muy integrados. Un abrazo y sigue disfrutando de ese maravilloso paí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Diego!

      Muchas gracias por animarte a comentar el texto.

      Tienes razón, como digo en la entrada "ni todos los chinos son buenos, ni todos los españoles son malos". Afortunadamente, en España no todos tienen la mala educación de aquellos dos hombres con los que se encontró esa chica. Hay mucha gente abierta y respetuosa, y son estos los que deberían empezar a abrir los ojos de los intolerantes.

      Y lo mismo sucede con China, aquí no son todo rosas. Yo jamás me he encontrado con experiencias incómodas, pero tengo conocidos en otra provincia que aseguran haberse cruzado con situaciones complicadas en más de una ocasión.

      Te remito a la respuesta que le doy a David G.R un poco más abajo. Creo que puede aclarar un poco más lo que intento decir.

      Un saludo para ti y tu familia.

      Eliminar
  6. Luis7/6/15

    Agradezco tu hermoso testimonio, Aida, me parece muy lúcido y didáctico; una pena que no pueda tener más difusión, sería muy oportuno. Has dado una clave que vale para otros muchos ámbitos: 'ponerse en lugar del otro'. ¡Cuánto mejor nos iría a poco que lo practicáramos más! (y aquello tan elemental de: 'No quieras para otro lo que no quisieras para ti'). Es fácil -y ruin- ser prejuicioso y displicente con el otro cuando se está en la posición de fortaleza. Me apunto la enseñanza para asegurar de no despistarme en situaciones como las que cuentas. La cultura es conocimiento, que lleva a la comprensión y la tolerancia, y a una mente más flexible y más abierta. Viajar es una estupenda forma de 'culturizarse'. Seguro que vuelves mucho más 'culta', y de cultura de la buena, la que te hace mejor persona. Disfrútalo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Luis. Ojalá todo el mundo lo entienda tan bien como tú.

      Un saludo!

      Eliminar
  7. Mar del Río7/6/15

    Cuando empecé a leer tu artículo pensé ¡otro tópico! ¡los españoles siempre somos los malos de la película! y un poco tontos si somos. Siempre estamos comparando lo bien que lo hacen otros y lo mal que lo hacemos aquí todo (siempre tirando piedras contra nuestro tejado, tenemos esa mala costumbre), pero no, no es cierto, para muestra un botón, ahí estás tú, española, tratando con respeto, admiración, educación a otra cultura diferente a la tuya. Supongo que los chinos y la gente en general somos como un espejo ¿no?, y la mayoría de las veces tratamos a las personas según nos tratan ellos. Y tú como eres un encanto, simpática, valiente, agradable, sensible, dispuesta a ayudar a todo el mundo pues así de bien te corresponderte. ¡Enhorabuena!

    Después continúe leyendo y me di cuenta que no, no era un tópico y echas una lanza en favor de los occidentales y de la humanidad, ahí estáis en la residencia un montón de personas de diferentes nacionalidades y no hay problema en vuestra convivencia, lo que demuestra, como tú dices, que no somos ni mejores ni perores sólo diferentes.



    A tu padre se le cae la baba hablando de su hija y no es para menos. ¡Que valiente Aida! y ¡qué envidia me das, pero mucha mucha!

    ¿Y esto que significaYe Tian 叶恬?

    Sigue disfrutando de esa estancia ahí y sigue contándonos tus historias.

    Besos y abrazos desde salamanca

    Mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mar!!

      Muchas gracias por tu comentario y por comprender tan bien lo que intento decir en la entrada.

      Ye Tian (escrito en chino: 叶恬) es mi nombre chino. Tal vez haga una entrada pronto explicándolo, porque ya sois varios los que habéis preguntado al respecto.

      Un abrazo y gracias de nuevo por tus palabras.

      Eliminar
  8. Juan Carlos7/6/15

    Cierto, Aida. Nosotros lo experimentamos en el aeropuerto de Pekín, cuando ya no estaba el guía con nosotros y no figurabamos en la lista de pasajeros porque la agencia nos había reservado los billetes como grupo a una parte de los que viajamos y como billetes individuales a otros. Los mostradores de facturación para grupos e individuales eran distintos. De no ser por esa amabilidad y cercanía a la que te refieres, lo hubieramos pasado muy mal, te lo aseguro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aportación, Juan Carlos! Desde luego, es un placer encontrarse con gente amable y dispuesta a ayudar cuando hace falta.

      Un abrazo para todos!

      Eliminar
  9. Hola Aida.

    Enhorabuena por los comentarios que haces y como podemos ver la realidad sin vivirla

    Disfruta mucho y sigue mandando cosas, me encanta leerlas

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana! Un abrazo!

      Eliminar
  10. DavidGR7/6/15

    Hola Aída, ¿Cómo estás? Por lo que veo te está yendo genial por China y estás encantada! He localizado tu blog y he estado leyendo todo lo que cuentas. Reconozco casi todo lo que dices en experiencias propias. Me gustaría comentar esta última entrada que has hecho. En mi opinión el racismo es un problema mundial y no depende de los países, si no de las personas, no creo en la idea de un lugar más tolerante que otro... yo me he encontrado de todo en todos los lugares, la gente en su propio país suele sentirse siempre superior al extrajero, sea el país que sea. Y si, España tiene mucho, muchísimo que cambiar en temas de tolerancia y respeto, pero China también. También creo que no solo hay que fijarse en cómo se trata al extranjero, si no en cómo se trata al local y en el respeto a la diversidad cultural o religiosa originaria dentro de un mismo país o una misma región, algo en lo que, por desgracia, creo que el 98% de los países del mundo suspenderían, pues ahí reside, en gran medida, el origen de los conflictos actuales, pasados y futuros. El problema está en quien educa en la superioridad cultural o moral y en quien considera que un trozo de tierra es superior a otro porque nació en él. En fin, como tú dices, seguiremos en la lucha por un mundo más tolerante. Un saludo y ¡sigue disfrutando!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, David!

      Lo primero de todo, decirte que me alegra mucho encontrarte por aquí. Mil gracias por comentar la entrada, ¿quién mejor que tú para opinar sobre el tema?

      Estoy de acuerdo contigo. El racismo es un problema mundial. Antes de escribir la entrada estuve comentando el tema con mis compañeros de la residencia y todos, independientemente del lugar del que fueran, aseguraban que en sus países había racismo.

      Hablo de mi experiencia (en España y en China) porque es lo que conozco. Como digo en la entrada, ni todos los chinos son buenos, ni todos los españoles son malos. Aquí nunca he tenido problemas de racismo, ¡todo lo contrario! Pero tengo conocidos en Nanjing que dicen estar encontrándose con situaciones bastante diferentes a las de quienes estamos aquí en Hangzhou.

      Es triste, pero hoy en día, hablar de un mundo tolerante suena utópico. Sin embargo, estos tres meses aquí me han demostrado que convivir sin conflictos con gente diferente a ti no tiene por qué suponer un problema, es más, puede convertirse en una experiencia de lo más enriquecedora.

      Pero para conseguir esto a nivel mundial aún hay que trabajar mucho, muchísimo y es muy probable que nosotros no lleguemos a verlo nunca. Me centro en el respeto hacia los extranjeros porque es lo que estoy viviendo ahora, pero, como tú dices, esto es algo que hay que empezar arreglando desde la base, comenzando por respetar las diferencias que se dan dentro de tu propio país. Las familias deberían educar a sus hijos a ser tolerantes y respetuosos con todos y todo, las ecuelas también deberían hacer más hincapié en el asunto... ¿Si no eres capaz de respetar a tu vecino cómo vas a ser capaz de respetar a alguien que vive a miles de kilómetros?

      Yo solo siento mucho que, por prejuicios, cabezonería y orgullo, el mundo se esté perdiendo la experiencia de vivir en paz con los demás.

      Un abrazo para Luo y para ti!

      Eliminar
  11. Hola Aida:

    Me alegra mucho ver que lo bien que estás. Creo que este viaje esta siendo una gran experiencia para ti y la verdad es que me encanta que nos cuentes todas tus vivencias.

    Estoy segura de que todo esto te hará ser mejor persona de lo que ya eres, pero claro “de casta le viene al galgo” ¿no?

    Llevas razón en lo que dices, pero uno ve la realidad cuando la vive de cerca y no se es consciente de ello o no queremos serlo hasta que alguien, como tú, nos los cuenta de esta manera tan directa. Deberíamos aprender mucho de las costumbres de otros.

    Espero que sigas tan guapa y que disfrutes de todo esto que creo que enriquecerá como persona.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Leo! Esta experiencia me está enseñando muchas, muchas cosas y es un placer para mí compartirlas con todos vosotros.

      Un beso fuerte!

      Eliminar
  12. José-Ramón7/6/15

    Ciertamente viajar es importante para alimentar el espíritu. Te hace más tolerante y más sabio si previamente en ti están sembradas las semillas de la sensibilidad para percibir cosas diferentes, la resistencia para soportar aquello que no deseas, a lo que no estás acostumbrado, la empatía para poder sentir cerca a las personas y la valentía para no temer lo diferente. Y cien mil cosas más.

    No todo el mundo viaja igual. Hacer muchos kilómetros y ver muchos monumentos no es lo que enriquece. He conocido gente que ha hecho muchos kilómetros y le ha servido de muy poco. A lo sumo, para tener un montón de fotos, y decir que ha estado allí.

    Creo que es importante sembrar estas semillas desde la niñez. Tú has tenido esa suerte.

    ¡Estoy seguro que lo disfrutarás y te hará más sabia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, José Ramón. He tenido la suerte de que en mi casa me hayan enseñado a ver las cosas de esta forma y ahora estoy teniendo la suerte de comprobarlo por mí misma.

      Gracias por tus palabras y un abrazo!!!

      Eliminar
  13. Javier Román7/6/15

    Un buen artículo Aida, metiendo el dedo en la llaga.

    Lo de vive y deja vivir, es el ideal; pero las envidias, el deseo de organizar la vida de los demás cuando a lo peor tenemos la nuestra desorganizada, el racismo muy presente en nuestra sociedad aunque sea de forma descafeinada, el hacer caso de los tópicos que cada día nos creamos, etc., etc. Soy optimista y pienso que con generaciones como la tuya, que tenéis otras miras y apertura de mente, que estáis teniendo una educación mas abierta y multicultural que la nuestra, digo que se podrá conseguir una sociedad mas respetuosa, libre y abierta.

    Muchas gracias por compartir tus pensamientos por este medio y gracias a esa madre orgullosa que ha ratificado lo escrito por tí.

    Un abrazo y que sigas disfrutando y aprendiendo.

    Javier Román

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Javier!

      Esperemos que tengas razón y que esto vaya cambiando poco a poco.

      Un abrazo fuerte!

      Eliminar
  14. Rocío7/6/15

    Me ha gustado mucho leerte y vivo situaciones asi casi a diario como madre de una hija nacida en China,ahora mi hija tiene 9 años y le gustara leer tu entrada,ademas de la discriminacion que ella sufre constantemente ve y al mismo tiempo sufre con la que soportaa su amigo y compañero de clase nacido en China y de padres chinos,un trato de verdad vergonzoso con el,como lo agobian y lo ridiculizan porque no lo dejan ni tener nombre,para todos es el chinito de la clase, y claro,por eso se aisla.

    Gracias por tu maravillosa entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rocío.

      ¡Muchas gracias por tus palabras!

      Me parece terrible que sucedan estás cosas en los colegios. La escuela (a parte de los propios padres en casa) es uno de los lugares donde más se debería trabajar con los niños la tolerancia hacia los demás. Ser el "chinito" de la clase deberia estar lejos de ser un problema. ¡La de cosas que podrían aprender todos sus compañeros si los profesores fomentaran el dialogo y el respeto entre ellos! Supongo que ese niño conoce muy de cerca la cultura China, porque en su casa vivirá rodeado de ella a diario. Imagina la de cosas que podría contar a sus compañeros sobre ello si le dieran la oportunidad... Vivimos en un mundo globalizado, los niños crecen rodeados de otras culturas, tienen al alcance de su mano el conocer tantas cosas y el aprender tanto de los demás... Es muy triste que aún muchos padres y profesores no se hayan dado cuenta de ello y aprovechen tan poco la oportunidad tan maravillosa que ofrecen estos tiempos.

      En cuanto a tu niña, conozco la situación bien de cerca. Mi hermana también es de origen chino, ella ya mayor de edad. A lo largo de su vida ha tenido que encontrarse con situaciones de ese tipo, pero, por su forma de ser, ha sabido quitarle importancia al asunto. Ella se limitaba a cerrar sus oídos a las palabras necias y a seguir adelante, queriendo a quienes la querían y manteniendose alejada de quienes se metían con ella.

      Creo que un mundo respetuoso y tolerante puede conseguirse, pero también creo que aún falta mucho tiempo para ello, porque son muchas las cosas que hay que cambiar. Tu niña es pequeña y aún le quedan muchas situaciones de este tipo por vivir, por eso, le envío mucho ánimo y fuerza. Dile de mi parte que, como hizo y hace mi hermana, se limite a ser buena con los demás, que trate a los otros como le gustaría que la tratasen a ella, porque aquellos que merezcan la pena sabrán verlo y apreciarlo.

      Gracias miles por pasar por el blog y, sobre todo, por animarte a compartir tu opinión conmigo.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  15. Anabel7/6/15

    Ayer justamente supe por tu padre que estabas en China, según lo oí, pensé que afortunada...a esa edad, cualquier experiencia marca y si es la del aprendizaje, la del descubrimiento, la de la autoreflexión, mucho más. Disfruta de ese país que tanto nos ha ofrecido a cada una de estas familias.

    Efectivamente, cuando sales fuera de tu "corralito" descubres la importancia de una sonrisa, de un gesto amable. Tuve la gran suerte de vivir fuera de España unos años, y sinceramente cada vez que veo a un extranjero desorientado, confuso...siempre me acerco. Yo tuve, en general, buenas respuestas de gente anónima...y quiero que para el que viene de fuera también sea así. Un abrazo y esperamos tus noticias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Anabel (buenos días, para los que estáis en España)!

      Como dices, me siento muy afortunada de poder estar aquí, aprendiendo, viviendo, disfrutando, conociendo lugares, conociendo gente... empapandome de todo.

      Me encanta escuchar que otros que también tuvisteis la oportunidad de vivir fuera durante un tiempo sacaseis la misma conclusión que yo.

      Muchas gracias por tu comentario y por tu visita al blog.

      ¡Un saludo desde Hangzhou!

      Eliminar
  16. David FH (Ávila)7/6/15

    Estimada Aida, estimada Ye Tian:

    No me conoces personalmente, aunque sí tengo el placer de conocer a Gloria y a Angel.

    La verdad, me emociona encontrar personas revosantes de respeto y humildad. Además de todo lo plasmado en tu post, que no es poco, el hecho de haberte puesto un nombre chino es, nuevamente, una muestra de respeto a nuestros conciudadanos.

    Te deseo lo mejor durante tu estancia en China que, seguro, será y está siendo, un punto de inflexión muy importante y muy positivo en tu vida.

    Mis mejores deseos.

    PD. Enhorabuena a Gloria, Angel e Irene, una magnífica hija y hermana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David FH, muchísimas gracias por haber dedicado unos minutos a leer la entrada, por tus palabras y por haberte registrado en el blog. Es un placer tener a gente nueva por aquí.

      Envío un saludo desde Hangzhou.

      Eliminar
  17. Manuel7/6/15

    Eres lo mas grande que ha parido madre!!!!
    Te echamos de maenos.
    Besos mil!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Manolo!

      Me acuerdo mucho de vosotros. Besos y abrazos para todos!

      Eliminar
  18. Guadalupe7/6/15

    Besitos Aida. Solo con la cabeza bien amueblada, desprendiendónos de las orejeras que acotan a los que no ven mas allá de su sombra, podemos entender cómo se siente el otro, el de otra cultura, el de otra etnia, el que piensa, camina y actúa de forma diferente... Mientras no dejemos de mirarnos el ombligo seguiremos dando tumbos, pero no perderemos la esperanza, vosotros los jóvenes venís con fuerza... Gracias Aida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Guadalupe, por leerme y entender tan bien mis palabras.

      Os envío un beso muy fuerte para todos!!!

      Eliminar
  19. Sandra Castilla7/6/15

    Hola Aida! No se si te acordaras de mi pero te refresco un poco la memoria , soy la hermana de Claudia yuxian. Hace poco pudimos estar con tus padres y hermana en el documental aquí en valladolid. Pregunte por ti y me dijeron que andabas muy lejos, buscando encontré este blog y bueno solo decirte que increíble, da gusto leerte. Espero que todo te valla genial y poder verte dentro de poco como antaño maricastaño en las reuniones de andeni. Un brazo muy grande. Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sandra!!!

      Sí, claro que me acuerdo de ti! Me alegra un montón ver que has dado con el blog. Mil gracias por leer la entrada y otras mil gracias por comentar.

      Yo también espero verte de nuevo a mi regreso :)

      Un abrazo para ti y tu familia!

      Eliminar
  20. Loli7/6/15

    Hola Aida, he estado leyéndote y me has emocionado, siempre pensé que eras una chica agradable, simpática, amable, pero eres mucho más que eso, eres un ser grande, una persona que empatiza con los demás y con la mente abierta, tolerante como tú bien dices, con todas las personas, sus culturas, sus religiones pero creo que lo más importante que veo en tí es que sientes un gran amor hacia todo el mundo. öjala todos pudiéramos ser como tú para que fueramos construyendo poco a poco un mundo mejor, donde todos pudiéramos convivir en armonía. Tus padres pueden estar orgullosos de haberte educado en la tolerancia y en el amor hacia los demás.

    Espero que pronto nos podamos ver y nos cuentes tus experiencias que creo serán intensas y que nunca olvidarás. Un besazo guapetona.

    Ah, tus fotos son geniales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tus cariñosas palabras, Loli.
      Un abrazo fuerte para los dos :)

      Eliminar
  21. Javier Román7/6/15

    Querida Aida, deseamos desde Segovia que disfrutes de estos días allí con tu hermana Irene.

    Besotes y que paséis felices días.

    Julia Yifei, Ana y Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, familia.
      Ya os contaré cómo lo hemos pasado.
      Besos!

      Eliminar
  22. Hola Aida.
    Tal cual se comportan contigo, nos trataron a nosotros no hubo una mala cara, hasta la gente de negocios, nos mostraba una sonrisa, hicieron que nos sintieramos a gusto a pesar de no entendernos.
    Entiendo que te sorprenda las personas que no respetan las diferencias de raza , que seguro que no toleraran algunas otras cosas por no decirte muchas, pero en lo más profundo de esas conductas hay inseguridades, miedo ...... incluso pienso que hay mucha falta de afecto. De lo que estoy segura y tu eres una prueba de ello es que una persona que se respeta y que ha tenido la suerte de ser educada en la tolerancia hacia todo y todos, solo puede hacer algo tan MARAVILLOSO como lo que estás haciendo, INTEGRAR, APRENDER, RESPETAR, SENTIR QUE EN EL FONDO NO SOMOS TAN DIFERENTE. OLE Y OLE . y no te fijes en la gente que no ve lo que tu ves, también hay que aceptarlos y seguro que algo aprenderan de tí y de gente como tú.
    Un beso preciosa ,como me gustaría estar en tu pellejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras, Shansha! Tienes toda la razón. Esperemos que, poco a poco, consigamos entre todos un mundo más tolerante.
      Es un honor tener a gente nueva por aquí, espero que disfrutes del blog.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Ernesto Suárez16/6/15

    Hola Aida. Gracias por compartir esos meses tan apasionantes que vivirás en China. Gracias por este texto tuyo, certero, crítico y positivo. Te seguiremos (escribo también en nombre de mi familia) atentos desde Tenerife cada vez que decidas anotar algo en tu blog, Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Hola Aida. Acabo de encontrarme con esta joya que es tu blog. No puedo estar mas de acuerdo contigo en todo. Yo estuve un mes en China y me traje de allí lo mas valioso de mi vida, mi hija. Siempre, repito, siempre la gente nos trató con mucho respeto y curiosidad a partes iguales y, te aseguro, que les llamaba muchísimo la atención ver una niña china con unas personas occidentales. Tengo múltiples anécdotas con personas de allí, gente amable y dispuesta a ayudar, en general. Aquí, en España, existe el racismo desde nuestra más tierna infancia y por alguna razón que desconozco, se tiene la idea de que los chinos son "tontos". Ojalá algún día todo cambie y podamos vivir en armonía sin considerarnos superiores por haber nacido en este lado del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bei! Me alegra muchísimo que haya gente nueva por aquí :)
      Tienes razón con lo de que aquí en España muchas veces se trata a los chinos como "tontos". El problema es que nuestra cultura y la de ellos es muy, muy distinta y la mayoría de la gente no es capaz de comprender sus costumbres, su carácter o su forma de actuar. Por eso muchas veces los que no son asiáticos se comportan con ellos como si fueran seres inferiores y no merecieran el respeto que merece cualquier persona. He visto mucho de esto en China... Extranjeros con buen nivel económico que estaban pasando unos días de turismo en China y que creían que los chinos debían comportarse con ellos como sirvientes. Realmente penoso.
      Con esto no quiero decir que solo nuestra sociedad es racista. Hay chinos que también lo son. Lo que intento decir con esta entrada es que el racismo no debería estar tolerado en ninguna parte y que la forma de erradicarlo es dejar de estar de brazos cruzados cada vez que presenciamos situaciones racistas a nuestro alrededor.
      Muchas gracias por leer mi blog, espero volver a leer algún comentario tuyo por aquí pronto! Puedes seguirme en mi página de Facebook: https://www.facebook.com/yetianblog
      Un saludo!

      Eliminar
  25. Un post muy interesante que, al menos a mi, me ha abierto los ojos. Gracias por compartirlo :)

    ResponderEliminar
  26. Un post muy interesante! Por un lado, estoy de acuerdo en lo que dices sobre los españoles. A menudo vienen extranjeros aquí a la universidad que solo hablan inglés y... tela. Siempre nos cuentan cómo les ha sido imposible subir al autobús o hacer cualquier otra cosa sencilla porque la información solo estaba en español y nadie le ha echado una mano.

    Por otro lado, sin embargo, no coincido del todo con la actitud de los chinos en España. En nuestro barrio, al menos, los chinos están muy integrados. A la clase de mi hijo iba una niña china (cuyos padres tienen una de esas típicas tiendas en el barrio) y no solo aprendió español perfectamente, sino también valenciano. Tengo que decir, de todos modos, que no les convencía el nivel de la educación española, y a mitad de primaria la mandaron a seguir los estudios a China...

    Saludos, German

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, no todos los chinos tienen problemas para integrarse, creo que eso también depende un poco del carácter de la persona, de si son introvertidos o extrovertidos, etc...
      En el caso de la compañera de tu hijo, supongo que también influye el hecho de que los niños se adaptan mejor que los adultos a lo nuevo. Son como esponjas, no solo a la hora de aprender un idioma nuevo, sino también a la hora de absorber cuestiones culturales.
      También tengo amigos chinos aquí en España que, por sus circunstancias personales, apenas han tenido problemas de adaptación y tengo otros muchos que después de llevar años aquí aún lo pasan mal. Como el tema me interesa mucho, suelo indagar para entender por qué unos se adaptan mejor que otros. Los que se sienten más cómodos en España (a parte de ser los más extrovertidos) suelen coincidir en cosas como que han tenido más posibilidades de viajar a lo largo de sus vidas, que han asistido a colegios bilingües en su país o que sus padres estaban en contacto con extranjero por cuestiones de negocios y en sus casa había un ambiente más internacional.

      Sé que en el artículo trato el tema de forma un poco general, pero soy consciente de que excepciones hay en todas partes :)

      Muchas gracias por tu comentario!

      Eliminar
  27. ¡Ole! Menuda entrada :) Di que si,toda la razón del mundo,seguiré tu consejo y desde luego yo también animo a que los demás pongan de su parte porque si todos pusiéramos un poquito de la nuestra este mundo sería mucho mejor ^^ Me a encantado tu post,Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque ya te respondí en Bloguers.net: muchas gracias!!! :)

      Eliminar
  28. ¡Una entrada super interesante y que dice las verdades muy claras!. No sé que pasa en este país con los chinos, que muchos españoles los tratan con mala educación y ridiculizándolos. Hay veces que este país da mucha penita... :(
    Espero que este post llegue a mucha gente y consiga cambiar algunas mentes. ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es solo cosa de este país, ni tampoco pasa solo con los chinos... Por desgracia el mundo está lleno de intolerantes y de irrespetuosos. Esperemos que la cosa vaya cambiando poco a poco!
      Muchas gracias por leerlo y por tus palabras! :)

      Eliminar
  29. Excelente entrada, me ha parecido muy interesante. Yo también me he fijado en que algunos españoles son muy irrespetuosos con los chinos, como si se creyeran superiores a ellos. A mi también me parece muy mal, a veces hasta me avergüenzo de pensar en que esa gente se lleve un imagen tan negativa de nosotros. Pero bueno, afortunadamente no todos los españoles somos así (quiero pensar que la mayoría no lo es).

    Espero que disfrutes mucho de tu aventura oriental y que sigas conviviendo igual de bien con todos tus compañeros de todas las culturas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario!
      Aunque he vuelto a ponerla en circulación, la entrada es antigua y ya hace tiempo que regresé de China. El resto de meses que pasé allí no hicieron más que confirmar lo que digo en este post. Fue una experiencia muy enriquecedora en todos los sentidos :)
      Un saludo para ti también.

      Eliminar
  30. La verdad es que al leer esto ha cambiado totalmente mi visión. En mi residencia también viven muchos asiáticos y nunca saludan o se comunican muy poco, tampoco me había preguntado por qué. Leyendo esta entrada puedo ponerme un poco más en su lugar. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces cuesta ponerse en el lugar de los demás, pero una vez que te das cuenta de que el mundo está lleno de realidades diferentes, entiendes que no se puede juzgar a la gente sin conocer los porqués de sus costumbres y comportamientos :) Muchas gracias ti por leerlo y por tu comentario!

      Eliminar
  31. Anónimo30/6/16

    Las extranjeras no tan guapas como tu no somos celebridades ni de cerca. A mi hasta me han mirao y dicho: yi ge xinjiang ren,wo pa si le! Yo solo me rio..Saludos desde el otro lado del yangtse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que a veces ven un extranjero y huyen, literalmente, de él. También me ha pasado, no todo son rosas! Pero tiendo a quedarme con las cosas buenas. Yo creo que el problema es que no están acostumbrados a ver gente de fuera y eso puede dar lugar a dos situaciones: curiosidad y fascinación o miedo. No hay que olvidar que la apertura de este país a occidente es extremadamente reciente y que eso tiene que reflejarse de alguna forma en la gente. Muchos aún tienen la idea de que lo de fuera es peligroso y, al fin y al cabo, ¿no se piensa igual con frecuencia en nuestros países?
      Haces bien: ríete, yo también lo hacía ante ciertas situaciones desesperantes de esas que tanto abundan allí. Tomarse las cosas con humor es lo mejor que se puede hacer!
      Un saludo para ti también y muchas gracias por leerlo y comentar :)

      Eliminar

1- Debajo del recuadro donde habéis escrito vuestro comentario pone "comentar como"
2- Seleccionad la opción "Nombre/URL".
3- Escribid vuestro nombre en la casilla "nombre" y dejad en blanco la casilla "URL".
5- Continuar >>> Publicar.
¡Y listo!