11 junio 2017

La Gran Muralla China: historia, mitos y curiosidades.

Mao dijo una vez que quien no haya escalado la Gran Muralla, no puede considerarse un verdadero hombre. Pero escalarla sin conocer un poco de su historia tampoco tiene mucho sentido. Por eso en este artículo os resumo la historia de la Gran Muralla China, para que si decidís hacer una visita al lugar podáis sentiros verdaderos hombres... y mujeres.



La Gran Muralla de China comenzó a construirse nada menos que en el sigo IV a.C, durante la dinastía Qin.
Sin embargo, las obras, como podréis imaginar, no fueron cosa de dos días. Más bien de 2000 años. La construcción se alargó hasta el siglo XVI, ya con la dinastía Ming.
¿Recordáis que alguna vez os he mencionado el Periodo de los ReinosCombatientes? Pues sí, se trata de la misma época en la que la Gran Muralla comenzó a existir. En el siglo IV a.C, China estaba un poco revuelta... El poder se había descentralizado y habían surgido 7 reinos que querían protegerse de cualquier posible amenaza tanto interna, como extranjera. Por ello, los reinos situados en la zona norte de China decidieron comenzar la construcción de resistentes muros que les sirvieran de barrera entre ellos, así como con los pueblos nómadas del norte. El primero en iniciar la construcción fue el reino de Qi, seguido por el reino de Wei y, a continuación, por los reinos de Yan y Zhao.
Sucedió que en el siglo III a.C el rey de Qin conquistó todos los estados y volvió a imponer un poder centralizado en China. Aquello de tener un muro dividiendo el recién unificado imperio no le pareció lo más apropiado, por lo que ordenó destruir o más bien reconstruir parte de esa muralla original. Inició la expansión del muro hasta el otro lado del río Amarillo para proteger de posibles invasiones la nueva frontera del norte. Así la muralla fue creciendo en longitud de este a oeste y se le fueron anexionando ramificaciones hasta la dinastía Ming, cuando se intentó, sin éxito, proteger China de la invasión manchú. Sin embargo, los manchúes no fueron los únicos que lograron atravesar la muralla, ya que en el siglo XIII los mongoles ya habían conseguido superar el gran obstáculo.


Aunque durante años la muralla estuvo olvidada, durante la Segunda Guerra Mundial se volvió a utilizar como defensa contra los japoneses, a pesar de que el estado del muro se había deteriorado notablemente debido a diversos agentes naturales y climatológicos.
Hoy en día algunos de sus tramos se utilizan para el entrenamiento militar y, por suerte, su utilidad defensiva no es necesaria.
Casi 800.000 soldados, campesinos e incluso prisioneros se vieron obligados a participar en la durísima construcción de “La Larga Barrera”, como se conocía en sus inicios. Como podréis imaginar, las condiciones de este trabajo forzado no eran las mejores y según cuentan diversos textos históricos, muchos hombres murieron en la propia muralla y tuvieron que ser enterrados en los alrededores.
La estructura de la muralla es toda una obra de arte de la estrategia defensiva. Los muros cuentan con 7 metros de altura y casi los mismos de grosor, los torreones de vigilancia servían también para colocar grandes antorchas y enviar mensajes con ellas, y los ventanucos de diferentes tamaños situados bajo las almenas servían para lanzar flechas o piedras a los enemigos.



La muralla se ha convertido en uno de los principales símbolos y atractivos turísticos de China. Ha sido incluida entre Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno y fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987. Ha causado siempre tanta fascinación en el resto del mundo que han surgido muchas leyendas urbanas y datos curiosos a su alrededor. Como ya sabréis, no todos ellos son ciertos...

1. ¿La muralla se ve desde la luna?
Para nada cierto. La muralla tiene un color que se camufla muy bien con el entorno, por lo que distinguirla desde el espacio es misión imposible. Con la contaminación que hay en China a día de hoy, ya casi ni la luna se ve desde la muralla.

2. El primer europeo en pisar la muralla fue un portugués.
Bento de Gois fue un misionero jesuíta que durante el siglo XVII viajo por tierra desde la India hasta China. Y sí, fue el primer europeo en hacerlo. Resulta que el buen hombre era muy fan de las historias de Marco Polo y ante la duda de sus compañeros jesuítas de que Marco Polo hubiera estado realmente en China, decidió ir a comprobarlo por sí mismo. Parece que tuvo que llegar hasta la muralla para convencerse de que aquella región que Marco Polo denominaba Catay, era realmente territorio chino.

3. Sus muros se reforzaban con huesos humanos.
Um... No. Esta vez se trata de otro mito. ¿A quién se le ocurrió que los huesos humanos pudiera tener la dureza suficiente como para que los chinos quisieran reforzar el muro con ellos? Se utilizaron piedras, ladrillos, granito, incluso madera al principio, pero nada de huesos.

4. Mide más de 20.000 kilometros
Lo cierto es que hasta hace bien poco se tenía la certeza de que la muralla contaba con 9000 kilómetros de longitud contando con sus ramificaciones, desde Corea hasta el Desierto del Gobi. Si estos 9000 kilómetros se colocasen en línea recta sería casi dos veces la distancia entre Madrid y Moscú.
Sin embargo, cada año aparecen nuevos tramos, la mayor parte de ellos destruidos o deteriorados en extremo. La última noticia al respecto es la de unos investigadores chinos de la Autoridad Nacional de Patrimonio Cultura, que afirmaban que la muralla alcanzaba los 21.196 kilómetros. Aunque como ya he mencionado, muchos de esos kilómetros no son más que los cimientos de lo que algún día fue una verdadera muralla.

5. Recibió 8 millones de turistas en un solo día.
Suena a bulo, pero no lo es. La muralla realmente recibió 8 millones de turistas en tan solo un día. Batió este record durante el Festival Nacional del año 2014. Y si queréis otro dato curioso al respecto... ¡Esa es justo la semana en que yo la visite!


6. Está hermanada con la muralla romana de Lugo.
Un dato curioso es que desde el 6 de octubre del 2007, el tramo de muralla de la ciudad de Quinghuangdao (provincia de Hebei) está hermanado con la muralla romana de Lugo. Es además en este tramo, construido en 1579, donde la Gran Muralla termina adentrándose en el mar.

7. Hay gente que se construyó su casa con piedras de la muralla.
Suena también a mito, pero de nuevo se trata de un dato cierto. Sin embargo, hay una explicación. En la década de los 70 el gobierno comunista inició la terrible Revolución Cultural, según la cual había que destruir todo lo que representase la cultura milenaria de China. La muralla se consideró uno de estos símbolos y por ello se dio absoluta libertad a los habitantes de zonas circundantes para que utilizasen las piedras de la muralla para construir sus propias casas. Como consecuencia el 50% de las zonas de la muralla que se encontraban en buen estado fueron devastadas durante esta década.
A eso se unió el que mucho antes ya se habían deteriorado en extremo e incluso casi desaparecido otras zonas. Muchas personas utilizaron rocas que encontraron sin ni siquiera saber que pertenecían a la muralla.

8. Existe un tobogán para bajar de ella.
Un hecho divertido es la existencia de un tobogán gigante para descender por la Gran Muralla. Se encuentra en la zona de Mutianyu, en Beijing. En algunos tramos de la muralla el suelo está inclinado en extremo y bajarlos puede convertirse en un problema para las rodillas (lo digo por experiencia), por eso lo de bajar en tobogán no es tan descabellado. Aunque si esta divertida solución no os convence, siempre podréis realizar el descenso en telesilla o teleférico. E informo a los más valientes de que también existe una tirolina...


4 comentarios:

  1. Un buen post, amplio y documentado. Los 21.196 kilómetros de muralla impresiona.
    El vídeo me ha encantado.
    Saludos Ye Tian :)

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el post, las fotos preciosas y el post esta muy completo.
    Muchas gracias por toda la informacion aportada.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12/10/17

    Yo he ido y fue increíble

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pasada. Y pensar que lo que vimos no es más que una minúscula parte del total... ¡Se ponen los pelos de punta! :D
      Muchas gracias por pasar por el blog y por todos los comentarios! Saludos :)

      Eliminar

1- Debajo del recuadro donde habéis escrito vuestro comentario pone "comentar como"
2- Seleccionad la opción "Nombre/URL".
3- Escribid vuestro nombre en la casilla "nombre" y dejad en blanco la casilla "URL".
5- Continuar >>> Publicar.
¡Y listo!