01 abril 2017

Hacer amigos chinos, ¿un reto?

Para mí siempre fue muy fácil hacer amigos en China, tanto en el ámbito universitario, como fuera de él. De hecho, en mi entrada anterior comento que una de las 10 cosas que más me gustan del país es lo fácil que es conocer gente nueva allí. Muchos me miran con expresión de extrañeza cuando lo comento, como si estuviese exagerando, pero os prometo que no miento cuando afirmo que mi experiencia a la hora de entablar amistades allí fue más que positiva.
Por un lado, en la universidad donde estudié había otros muchos extranjeros como yo, que llegaron al país sin conocer a nadie. Convivía con ellos la mayor parte del día, así que inevitablemente acabamos estrechando lazos de amistad que aún nos duran. Conocí a gente de todas partes del mundo: otros muchos europeos, árabes, americanos, africanos y asiáticos. Todos ellos gente estupenda, a la que tras tan solo un mes de convivencia ya trataba (y me trataban) como si fuesen mi familia.
Hasta aquí la cosa suena normal a casi todo el mundo: un puñado de personas acaban juntas en un país extraño y, como es lógico, tienden a arrimarse para hacerlo todo más fácil. Sin embargo, cuando digo que también establecí muchas y muy buenas relaciones con los chinos, muchos parecen sorprenderse. Algunas personas que han vivido allí aseguran que para ellos fue complicado conseguir amistades chinas; otros, que aún no han estado en el país pero que planean hacerlo, ven la situación como un reto.

Durante una fiesta de intercambio cultural en la universidad.


Hacer amigos chinos fue lo más fácil que he hecho en mi vida. No tuve que realizar ningún tipo de esfuerzo para conseguirlo. Bueno, en realidad un pequeño esfuerzo sí tuve que hacer, y fue el de relajarme un poquito con aquello de "no hables con desconocidos" que mis padres me habían inculcado desde pequeña.
Esto es algo que aconsejo a cualquiera que vaya a China con intención de quedarse allí una temporada. Si queréis conocer a gente de allí, tenéis que cambiar el chip a la hora de relacionaros con los desconocidos que se crucen en vuestro camino, porque lo más probable es que hablar con esos desconocidos sea la única forma de hacer amigos que encontréis, sobre todo si no vais a moveros en un ámbito universitario.
Si aquí en España vais caminando por la calle y alguien os para de repente para hablar con vosotros y pediros el número de whatsapp, es normal que desconfiéis, es algo que a cualquiera nos parecería sospechoso. En China, sin embargo, es totalmente normal que siendo extranjero os topéis con esta situación casi a diario. Al principio choca y uno no sabe muy bien como actuar, si fiarse o no, cuáles son las intenciones de la otra persona... Durante mi primer mes en China me hice con casi un centenar de contactos en wechat, tan solo gente que me había parado por la calle para charlar y curiosear sobre mi procedencia. Como es normal, no entablé amistad con toda esa gente y después de un tiempo acabé borrando a muchos de ellos. Pero fue así como también conocí a muchas personas interesantes con las que acabé intercambiando opiniones, paseos y huoguos, y con las que a día de hoy continúo intercambiando mensajes, postales y correos.

Mi buen amigo Zhoudi, con quien compartí muchas aventuras y desventuras en Hangzhou.

Una vez, alguien que había vivido en China me dejó un comentario asegurando que era imposible estrechar lazos con los chinos porque las diferencias culturales eran demasiado grandes. No comparto en absoluto esta opinión, ya que nunca he considerado las diferencias interculturales como una barrera que separe a las personas, sino como una oportunidad de enriquecimiento. Yo lo tengo claro, me gusta hacer amigos que sean de otros lugares, que profesen otras religiones, que hablen otros idiomas y que tengan otras costumbres. Creo que entablar este tipo de relaciones es algo muy necesario y creo que deberíamos aprovechar las oportunidades que nos ofrece el mundo de hoy en día para conocer más lo desconocido, olvidarnos de prejuicios sin sentido y dejar de empeñarnos en chocar con lo diferente solo por el hecho de ser diferente.
¡Claro que se pueden estrechar lazos con los chinos! Intentadlo, por favor. No muerden. No contagian nada. No son seres extraños caídos de otro planeta. Son personas, con las que puedes o no compartir aficiones, ideas, inquietudes, gustos; con las que puedes congeniar mejor o peor, igual que puedes congeniar mejor o peor con un español. Si eres de esos que no pueden estrechar lazos con alguien "porque es chino", te aseguro que el motivo no es que él sea chino, sino que tú tienes una mente demasiado cerrada.


En definitiva, ¿consejos para los que vais a ir a China y queréis conocer a gente de allí?

1. Perded el miedo a los desconocidos. Ya lo he comentado, si os piden el número de teléfono sin conoceros, no os asustéis. Por supuesto, hay que andarse con ojo ya que también existen grupos que se dedican a estafar a los extranjeros con la excusa de que quieren practicar inglés. Lo ideal es ir poco a poco, con confianza, pero tanteando el terreno para evitar este tipo de engaños. Hablé con cientos de desconocidos en China y solo en una ocasión me encontré con una situación así.
De cualquier forma, si lo de quedar con alguien a quien no conocéis os da un poco de respeto, podéis buscar a algún amigo o conocido que quiera acompañaros para que os sintáis más seguros.

De turismo con Kirk, uno de esos desconocidos que se aventuraron a pedirme el wechat por la calle.

2. Intentad chapurrear el chino todo lo que podáis. Hay pocos extranjeros que puedan hablar chino, y muchos ni siquiera lo intentan. Por eso, todo el mundo apreciará el hecho de que os esforcéis en hablar su idioma para comunicaros con ellos, aunque apenas soltéis un par de palabrillas. Decir algo en chino siempre es una buena forma de captar su atención y dar pie a una charla algo más larga.

3. Paciencia con los problemas de comunicación. Si tenéis problemas con el mandarín, no dejéis que eso os eche para atrás a la hora de relacionaros con ellos. Podéis intentarlo con el inglés, con dibujitos, con diccionarios o con gestos. Mucha gente joven estudia inglés, aunque sean extremadamente vergonzosos a la hora de ponerlo en práctica. Si le echáis paciencia y ganas al asunto, acabaréis entendiendoos, os lo aseguro. La paciencia es la madre de la ciencia, ya lo decía Confucio... ¿o no fue él?

4. Mezclaos con ellos. Si estáis estudiando en una universidad, intentad mezclaros con ellos y no participéis solo en las actividades preparadas para los extranjeros. En las universidades chinas suele haber muchísimos actividades y grupos de estudiantes aficionados a diferentes materias que crean una especie de clubs. La mayoría estarán encantados de acoger a algún extranjero entre sus miembros. Yo intenté involucrarme en las actividades del campus desde el primer día. Por ejemplo, me metí en el club de fotografía de la universidad, y gracias a ello conocí a otros estudiantes con los que pasé muy buenos ratos.

De cena con mis amigos del grupo de fotografía.

5. Organizad actividades conjuntas en la universidad. Otra idea para los que estéis estudiando en alguna universidad, es que propongáis a vuestros profesores que os ayuden a organizar una fiesta de intercambio cultural. Podéis poner música de vuestros países, llevar fotografías sobre vuestras ciudades o preparar alguna comida de vuestros lugares de origen. Asistirán un montón de estudiantes chinos curiosos y es una forma fácil y divertida de acercarse a ellos.
Noté que en el campus donde estudiaba, muchos estudiantes chinos intentaban acercarse a nosotros pero tenían miedo de hacerlo, por vergüenza, principalmente. Una de mis amigas chinas también era consciente de ello, así que decidimos solucionar el problemilla organizando una "entrevista" a algunos de mis compañeros extranjeros. La entrevista se publicó en la cuenta de wechat de la universidad, con el  fin de mostrar a los estudiantes chinos que eramos chicas y chicos como ellos y que estábamos encantados de que se relacionaran con nosotros. Funcionó muy bien, y desde aquel momento nos sentimos mucho más integrados.

Momento durante la entrevista a algunos extranjeros del campus.

6. Si Mahoma no va a la montaña... No hace falta esperar a que la gente se acerque a vosotros. Si por muchos paseos que os deis por la ciudad nadie os para para hablar, buscad vosotros cualquier excusa para entablar conversación con los demás. La mayoría de jóvenes allí tiene tantas ganas de tener amigos extranjeros como vosotros de hacer amigos chinos. Acercaos a ellos para preguntarles cómo llegar a algún sitio, para pedirles una ayuda rápida con el idioma, etc... Cualquier motivo es bueno para intentar entablar una conversación. ¡Y no os cortéis a la hora de pedirles el contacto!

7. Sed respetuosos. Es lo más importante a la hora de hacer amigos en cualquier país. ¡Incluso en el propio!

Sed respetuosos incluso con las amigas que
hagan con vuestros selfies cosas como esta :P


*********
Si vais a ir a China por primera vez, puede interesaros...

3 comentarios:

  1. La selfie es lo mejor! jaja. Tips a tener en cuenta si voy a China. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El post sobre el arte del selfie en China lo dejo para otra ocasión, porque da para largo, jajaja.
      Me alegro de que te haya resultado útil, y gracias a ti por leerlo! Saludos :)

      Eliminar
  2. Muy bonito, educativo, excelentemente expuesto. Me gusta este país, su filosofía, ideológicamente, aunque sería otro tema aparte, ha hecho grandes contribuciones por la gente, me consta. El tema que tocas es interesantísimo. Leyendo el post dan ganas de irse para allí mismo, ya. Ahora lo tengo complicado por varias cuestiones, pero no desisto en la idea. Aunque sea más adelante quiero cumplir esta asignatura pendiente. Por lo que cuentas la naturalidad la tienen muy en cuenta en el trato con los extranjeros. En la Universidad es fácil hacer amigos también y si hay cierta timidez inicial, se resuelve fácilmente con iniciativas como la que cuentas de introducirse en sus grupos y clubs. Me encanta su sentido de la hospitalidad. Todo es acostumbrarse y como dices cambiar el chip. Por ejemplo con lo del Watshapp.
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar

1- Debajo del recuadro donde habéis escrito vuestro comentario pone "comentar como"
2- Seleccionad la opción "Nombre/URL".
3- Escribid vuestro nombre en la casilla "nombre" y dejad en blanco la casilla "URL".
5- Continuar >>> Publicar.
¡Y listo!