07 octubre 2016

Sobrevivir en China (sin saber chino)

Un buen amigo tiene que marcharse a China en unos días por cuestiones de trabajo y lo de de irse hasta allí sin hablar chino no acaba de convencerle. Aunque no me lo ha confesado, seguro que ha estado como loco buscando algún libro de "China para dummies", pero como no lo hay, me ha escrito en busca de orientación.

¡Tranquilos! Sobrevivir en China sin hablar mandarín es posible. Aquí os dejo algunos consejillos para los que tengáis que lanzaros a la aventura.





Ayuda con el idioma

En China es muy difícil encontrar a alguien que hable inglés. A veces en los hoteles y hostales son capaces de comunicarse en este idioma, pero lo normal es que cuando os mováis por la ciudad no tengáis tanta suerte. Además tendréis que enfrentaros a los caracteres chinos, que raramente aparecen transcritos al inglés y, por tanto, son imposibles de leer para aquellos que no saben mandarín.

De acuerdo, no hablan inglés y vosotros no habláis chino, ¿pero a que sabéis utilizar diccionarios? Os recomiendo que os instaléis Pleco en el móvil. Es un diccionario offline inglés-chino y, en mi opinión, uno de los mejores. Con él podréis dibujar todos esos caracteres extraños y de apariencia peligrosa que se crucen en vuestro camino y conocer así su significado. Además, al buscar una palabra encontraréis un montón de ejemplos de uso. Si entráis en un restaurante y queréis pedir pollo para comer, pero no sabéis cómo se dice pollo, solo tendréis que buscar la palabra en Pleco y enseñarle la pantalla al camarero. 

Pleco también sirve para dibujar cuando uno se aburre.

Y digo esto de que "enseñéis la pantalla", porque si lo intentáis pedir pronunciándolo vosotros mismos tal vez os traigan otra cosa. La fonética de este idioma es bastante compleja y al ser una lengua tonal, lo más probable es que no os entiendan.

Si no conseguís entenderos de forma oral, siempre podréis recurrir a los dibujitos en papel (o en Pleco) y a la mímica. ¡Pero cuidado! Por ejemplo, los números se expresan de forma diferente que en España. Para contar del 1 al 5 se hace igual, pero a partir de ahí...

En algunos lugares el 10 también se hace formando
una cruz vertical con el índice de la mano
derecha y el índice de la izquierda.
(ver fuente imagen)


Dinero

Por lo que me comenta mi amigo, en las guías se recomienda cambiar el dinero allí. Yo pienso que es más cómodo cambiarlo aquí, ya que no en todos los bancos hablan inglés y puede resultar un poco complicado. Además, me parece más seguro llegar allí con algún yuan en el bolsillo. 

Podréis utilizar tarjetas de crédito en hoteles, centros comerciales y determinadas tiendas, pero si queréis moveros por mercados y restaurantes de los "baratos, baratos, pero ricos ricos", la tarjeta no va a serviros de mucho. 

Lo del dinero es algo un poco caótico hasta que te acostumbras. La moneda china es el renminbi, pero este es el nombre oficial y no se suele utilizar en el día a día. Lo que más escucharéis será yuan o kuai (el equivalente a nuestros euros) y jiao o mao (algo así como nuestros céntimos). Las palabras kuai y mao son las más coloquiales y más frecuentes. 



10 jiao equivalen a 1 yuan.

Mapas

Sin duda, necesitáis la aplicación Baidu Maps, el equivalente chino a Google Maps donde podréis localizar lugares y averiguar cómo llegar a ellos con diferentes transportes públicos. En primer lugar, siempre que tengáis pensado ir a algún lugar, pedid a alguien que os escriba el nombre en chino con caracteres o buscad el nombre chino en internet y guardadlo en el móvil. Cuando necesitéis llegar allí, solo tenéis que copiar el nombre en el buscador de Baidu Maps y os mostrará el recorrido desde el lugar donde estáis. En la parte inferior también os aparecerán los kilómetros que haya hasta allí y el tiempo que tardaréis en llegar. En Youtube podéis ver algún tutorial sobre cómo utilizarla.

Aplicación Baidu Maps.


Preguntar por direcciones

Cuidado con esto, los chinos tienden a responder aunque no sepan dónde está el lugar por el que preguntas. Digamos que no les gusta quedar mal diciendo que no tienen ni idea. Por eso os recomiendo que preguntéis a más de una persona, para asegurar que vais en la dirección correcta.

Para no perderos, cuando lleguéis a vuestro hostal u hotel pedid que os escriban la dirección en chino en el móvil o en un papel. Así, si os despistáis en algún lugar de la ciudad y no sabéis cómo regresar, solo tenéis que pedir un taxi y enseñarle la dirección.


Alojamiento

Tenéis muchas posibilidades, desde hoteles de lujo para extranjeros exigentes, hasta económicos hostales con literas donde compartes habitación con seis o siete extraños. Los precios de estos últimos son realmente interesantes, ya que por tan solo 40-60 yuan (entre 5 y 8 euros) puedes pasar la noche. Si lo de compartir habitación y utilizar un baño público no te hace demasiada gracia, también puedes reservar una habitación individual, eso sí, por un precio más alto.

Además, en estos hostales suelen ofrecerse para recogerte de forma gratuita en la estación a la que llegues y normalmente están bien situados. No son tan cutres como suena (hay de todo) y el ambiente es muy internacional.

Vale, sí, se ve alguna cucaracha de vez en cuando y, como mucho, algún ratón paseando por la recepción... ¡Pero el precio lo vale! Que no os asuste, me habré alojado en más de 10 hostales de este tipo y siempre salí sana y salva de ellos. 

Podéis hacer las reservas muy cómodamente y en inglés a través de páginas como Booking o Skyscanner.

Youth Hostels en Xi'an y Beijing.


Taxis, autobuses, metro

En cuanto a esto de los taxis, debéis saber varias cosas. En primer lugar, cuidado con los taxis ilegales, pero cuidado también con los legales. Los taxis ilegales parecen de todo menos taxis. Suelen ser oscuros y grandes, tipo furgoneta. Los conductores os insistirán hasta el extremo para que hagáis uso de ellos, pero no los utilicéis, ya que a pesar de ser mucho más baratos, pueden daros problemas.

Los taxis legales sí que parecen taxis, pero aún así a veces también se intentan aprovechar de los turistas despistados. Los taxis en China son muy económicos, pero si el conductor no enciende el taxímetro u os intenta cobrar más de la cuenta no dudéis mencionar a la jingchá (policía), seguramente el problema se resuelva rápido en cuanto escuchen esa palabra. 

También es aconsejable llevar billetes pequeños para pagar la cantidad exacta. En esta página tenéis los precios aproximados en algunas ciudades de China: Tasas de Taxi en China.

Si  tenéis datos o wifi, podéis utilizar aplicaciones gratuitas como Didi Dache o Kuaidi Dache para que un taxi os recoja en el lugar donde estáis. Yo solía utilizar la última y la verdad es que es muy rápido y cómodo.

Aplicación Kuaidi Dache.

Los autobuses son extremadamente baratos en este país y la frecuencia suele ser mucha. El precio puede variar, pero normalmente ronda los 1, 2 o 3 yuan y se paga introduciendo las moneditas o billetes en una caja de plástico que hay a la entrada del vehículo. No dan cambio, así que llevad siempre monedas o billetes de 1 yuan a mano.

El metro también es muy económico. Los billetes se compran por tramos en unas máquinas que hay a la entrada de la estación. ¡Ah! Y para entrar tendréis que pasar un pequeño control (como en los aeropuertos), así que no llevéis "objetos peligrosos" en las mochilas o no podréis entrar. Lo bueno del metro es que suele estar también en inglés, no como en los autobuses, donde los nombres de las estaciones solo se anuncian en chino.


Cartel típico de las paradas de bus, con los
 nombres de las paradas solo en chino.

Si necesitáis utilizar el tren para ir hasta otra ciudad, la situación es algo más complicada debido a la variedad de opciones a la hora de hacer la reserva. Sin embargo, los precios también son más económicos que en Europa. Podéis leer más sobre el asunto en la entrada Pasajeros al tren.


Compras

Como ya sabréis, en China se regatea mucho. Eso sí, no intentéis hacerlo en los hoteles, en los grandes centros comerciales o en las taquillas de lugares turísticos o estaciones de tren. Sin embargo, el regateo es casi obligatorio en todos esos mercados de souvenirs, tiendas de recuerdos en zonas turísticas o mercados de ropa. 

El idioma no va a ser un problema, ya que todos los vendedores están equipados con una calculadora con la que poder discutir el precio. Incluso algunos hablan algunas palabras en inglés útiles para la situación. Cuando se trata de negocios, los chinos entienden lo que haga falta.

No tengáis miedo o vergüenza a la hora de regatear, allí es lo más normal del mundo, podréis rebajar el precio de las cosas considerablemente e incluso pasároslo bien.

Para que podáis hacer el cambio de yuan a euro de forma rápida y cómoda, es conveniente que os instaléis un conversor en el móvil.

En este tipo de mercados SÍ podéis regatear.


Comida

Resumen: todo está rico, todo es barato y no, no os van a dar perro

Podréis encontrar puestos de comida casi en cualquier parte. Se suele meter miedo diciendo que la comida callejera puede sentar mal, pero os aseguro que en todo el tiempo que pasé allí jamás tuve problemas de salud por haber comprado comida en la calle (y lo hacía con muchísima frecuencia). Yo os recomiendo que lo probéis todo y que no os preocupéis por saber qué es esto o aquello, sino que si algo os parece apetecible lo comáis sin preocupaciones. En el extrañísimo caso de que no os guste la comida china podréis meteros en un McDonald's o KFC, que ya están por todas partes. En muchos restaurantes tienen fotografías de los platos que sirven, por lo que si algo os gusta y no sabéis cómo se llama en chino, solo tendréis que señalarlo. 

En muchos sitios os servirán agua caliente o té sin que lo pidáis. No os molestéis en intentar conseguir agua fría, en China beben agua caliente casi siempre, así que solo encontraréis agua del tiempo embotellada en los supermercados. Ah, y que no os sorprenda si en algún momento os dan zumos naturales también calientes... Lo de las bebidas frías no les mola. 

En cuanto a los precios: por tan solo 20 yuan (2,5 euros) podéis encontrar algo así como menús del día, generalmente formados por un bol de arroz y algo de carne o verduras; y por unos 40 yuan (5 euros) podéis comer hasta reventar. Evidentemente, hay restaurantes más caros donde los precios cambian, pero aun así suelen ser asequibles. 

Una pequeña anotación: ¡en China no hay que dejar propina!





Entradas a lugares turísticos

Suelen ir desde los 20 yuan hasta los 100, aunque hay sitios más baratos y otros más caros. El problema de China es que hay que pagar para ver cualquier cosa: templos, árboles o incluso para entrar en alguna aldea. La ventaja es que si sois estudiantes en China y podéis demostrarlo con un carné, el precio de las entradas baja a casi la mitad del precio normal.


Árbol milenario en Yangshuo, creo recordar 
que la entrada costaba 20 yuan. 
Imagen: confuciomag.com

Otras ayudas

Además de todo esto que os he contado, existen multitud de aplicaciones específicas para cada ciudad. En ellas encontraréis mapas, planos del transporte público, restaurantes, lugares de interés... Muchas de ellas también incluirán un minidiccionario con frases que os pueden resultar útiles aunque, como ya os he dicho, los tonos lo complican todo.

Mi opción favorita a la hora de viajar: ir a todas partes cargada con una buena guía turística en papel, tipo Trotamundos o la Lonely Planet. Esta última, aunque más cara, es la más completa sobre China. La guía del Trotamundos (a pesar de ser menos visual) también está muy bien, aunque por algún motivo no incluye nada sobre la provincia de Sichuan. En estas guías no solo se recomiendan lugares de interés turístico, sino que también incluyen hoteles y restaurantes ordenados por precio, tiendas y mapas donde podréis marcar los lugares que consideréis importantes.




Podéis ver más consejos en la entrada 15 consejos para viajar por China.

(¡Buen viaje, Andrés!)


5 comentarios:

  1. ¡Qué entrada más completa y detallada, super interesante, me lo he pasado fenomenal leyéndola. Ha sido genial. Y yo que siempre he admirado a los chinos, me parecen enormemente respetuosos, discretos y trabajadores. Ojalá pueda dentro de no mucho hacer una visita a este honroso país. ¡Me encantaría! ¡Excelente rato que he pasado!

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Excelente de verdad. Estuve varias semanas en el sur de China por trabajo hace unos años y lo que mas me sorprendio fue lo del agua caliente y el te verde. Tanto así que lo adopte como propio. Grandes trabajadores y excelentes personas, una gran experiencia que espero poder repetir de nuevo. Saludos desde Venezuela.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta, sobretodo los números, es muy curioso, y parte de los consejos son casi generales si viajas a tu bola.

    ResponderEliminar
  4. Interesantísima entrada, y eso que la he leído por encima. Cuando tenga más tiempo me la releo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Son solo algunos consejillos. Por supuesto, lo más útil es aprender chino, aunque tal vez no lo más rápido :P Saludos.

      Eliminar

1- Debajo del recuadro donde habéis escrito vuestro comentario pone "comentar como"
2- Seleccionad la opción "Nombre/URL".
3- Escribid vuestro nombre en la casilla "nombre" y dejad en blanco la casilla "URL".
5- Continuar >>> Publicar.
¡Y listo!