21 junio 2016

¿Los chinos comen perro?

Sí, no se trata de ningún mito, en China se come perro. ¿Y qué? ¿No comemos aquí cerdos, vacas o incluso conejos? ¿Cuál es la diferencia? Cuando estaba en China me encontré con carne de perro en algún que otro menú. No la probé, porque el pato al estilo Beijing que había al lado me pareció más apetitoso, pero si me hubiese apetecido podría haber pedido un plato sin ningún tipo de remordimientos. 


Y, ojo, que soy de esas que se mueren de amor cada vez que un perrito o gatito las mira,

Tal vez sea muy mala persona, pero opino que los vegetarianismos y demás remilgos alimentarios son creados por nosotros, gente del "primer mundo", que somos los que nos los podemos permitir. No soy una gran admiradora de estas costumbres, ya que me parecen poco respetuosas con todos aquellos millones de personas que no tienen el privilegio de poder elegir entre brócoli o bistec, entre huevos fritos o perro. 
Habiéndome ganado ya el afecto incondicional de los lectores vegetarianos, veganos y tiquismiquis (podéis quitar el "me gusta" de Facebook, no os cortéis), vuelvo al tema. He de aclarar que lo de comer perro no es algo habitual en China. Digamos que es algo así como comer carne de caballo en España, hay poquísimos restaurantes que la ofrecen en su carta, pero uno se la puede encontrar de vez en cuando. De hecho, la carne de perro es bastante cara comparada con otras, así que no esperéis que si vais a China y pedís carne en un restaurante, os vayan a dar perro por liebre. Gran parte de la población china no ha probado jamás el perro, ni tienen intenciones de hacerlo. De hecho, tengo amigas chinas que ponen cara de asco cada vez que les saco el tema, por lo que decir eso de "los chinos comen perro" es una generalización injusta. ¿Acaso "los españoles" matamos toros?

Carne de perro en la carta de un restaurante en China.
Ahora bien, para nada apoyo las prácticas que se llevan a cabo en ciertos lugares de China para conseguir la carne de este animal. Me refiero en concreto a Yulin, una ciudad al sur de la provincia de Guangxi, donde este martes tiene lugar el polémico festival durante el cuál se consume la carne de miles de perros. El problema con este festival no es el consumo en sí de la carne (con el que se puede o no estar de acuerdo, ya que es una cuestión cultural), sino el hecho de que esos perros son muchas veces robados a sus dueños, maltratados y sacrificados de forma innecesariamente cruel y dolorosa. Repito que este festival solo tiene lugar en esta ciudad China y que la mayor parte de la población del país (y de la propia ciudad) censura la práctica tanto como lo hacemos en occidente, llegando incluso a recoger firmas con el fin de que el gobierno la prohíba
Tradición, dicen. Qué queréis que os diga... Yo soy una gran defensora de las tradiciones, pero este festival tiene tan solo 6 años de historia, por lo que esta etiqueta que muchos utilizan para justificar la barbarie me parece, cuanto menos, cuestionable. 
Lo que pretendo con esta chapa que os estoy metiendo, es erradicar todos esos comentarios que circulan estos días por las redes en los que se insulta, de todas las formas posibles, a los chinos. Así, en plural. Se coloca a todos dentro de un mismo saco cuando los malos son solo unos pocos. Si no nos gusta que se diga que los españoles somos inhumanos porque en cierto pueblecito de Valladolid, unos días al año, se mata un toro de forma brutal, no divulguemos nosotros falsedades tan grandes como esa. Pensemos, leamos e investiguemos un poco más antes de soltar palabras afiladas que pueden herir no solo a personas, sino a culturas.

21 comentarios:

  1. Pues sí, toda la razón. Cuando estuve en EEUU la hija de un colega estaba horrorizada cuando le dije que solíamos poner conejo en la paella. Conejo!? Para ella era incomprensible que nos comiéramos a esos animalitos tan monos.. Bueno, cuestión de costumbres, imagino. Yo tampoco comería perro, pero imagino que para algunos chinos es normal, como aquí el caballo (raro, pero no es algo extraordinario).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del conejo me pasó también con una amiga japonesa, estaba escandalizada cuando le dijimos que en España comíamos conejo como si nada :D
      Así es, yo también creo que es cuestión de costumbres y que mientras se haga dentro de ciertos límites (sin robo de animales de por medio, torturas y demás), no hay por qué insultar a nadie.
      ¡Gracias por leer y comentar!
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Eso digo yo, que los animales que se comen en cada país es cultual, aquí da asco comer ciertos insectos mientras otra a gente le parece horrible comer caracoles como se hace en España o Francia, comer perro nos parece poco menos que canibalismo,... Pero lo horrible es este festival por la barbarie que implica toda la práctica como bien dices. Bárbaros los hay en todas partes y ojalá se acabe con esto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como digo en un comentario de arriba, una amiga japonesa se escandalizó cuando se enteró de que en España comíamos conejo. ¿Pero cómo podéis comer conejos? decía :D Y ya ves, para nosotros es lo más normal del mundo.
      ¡Muchas gracias por leerme y por participar en los comentarios!

      Eliminar
  3. Esta claro que lo que hace que una cosa sea normal en un sitio y extraño en otro es la cultura... Y dentro de la cultura de occidente está la mala costumbre de generalizar jajaja

    Yo he tenido pollos, gallinas, patos y otros animales de granja, al principio hasta les pones nombre, pero luego debes dejarlos como anónimos para poder comértelos... ¿Acaso los caníbales no atacan a pueblos con los que no entablan amistad? Lo mejor es no establecer lazos afectivos con lo que te vas a comer y listo y está claro que cuando vas a comer a un restaurante ni conoces al pollo, ni al perro ni ná...

    Y como comentas otro factor clave es la necesidad. Cuantos gatitos se comerían aquí en España durante la guerra civil...

    Interesante artículo por cierto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los gatos siempre lo dice mi abuela. Cuando no hay pan que llevarse a la boca no se hacen ascos a nada. Me dejaron un comentario en Facebook diciendo que no comerían perro ni aunque fuese lo único que tuvieran para llevarse a la boca... Qué quieres que te diga, yo no tendría tanta fuerza de voluntad, al fin y al cabo el ser humano se mueve, como cualquier otro ser vivo, por el instinto de supervivencia.
      Gracias por tus palabras :)

      Eliminar
  4. Ignacio A.R.S21/6/16

    Muy cierto, yo ya lo conocía, es lo malo de generalizar, sólo se rompen los esquemas preestablecidos cuando se viaja y se comparte con diferentes culturas y al final te das cuenta que es más lo que nos une que lo que nos separa

    ResponderEliminar
  5. Gloria21/6/16

    Cuántas veces nos ha comentado la abuela que en el pueblo y en pueblos limítrofes se ha comido gato y burro en montones de ocasiones! en épocas de carestía económica como en la posguerra se comía, por ejemplo, e incluso después cuando supuestamente ya el hambre no azota en muchos hogares me comentaba hace unos meses. Cuando hay necesidad uno come lo que se le ponga por delante! Y cuando no hay necesidad uno come lo que puede y quiere. Comemos caracoles, conejo y pato en la paella, claro que sí y bien ricos que nos saben!! Yo he comido filetes de carne de caballo cuando era jovencita porque incluso los recomendaban los médicos para combatir la anemia. Había una carnicería donde se vendía y por cierto siempre teníamos que hacer cola porque siempre estaba llena de gente. ¿Tener un cerdo como animal de compañía es en ocasiones normal para algunos? Por lo tanto ¿tampoco estará bien visto comer filetes de lomo o jamón como lo hacemos en la mayoría de los hogares de oriente y occidente?. ¿Qué me dicen del rabo de toro? Para chuparse los dedos!! Todo son diferencias o semejanzas en las costumbres y culturas del mundo. El límite entre el asco y la moralidad hacia los animales de compañía lo pone el propio individuo y sus apetencias, sus creencias o necesidades desde tiempos milenarios.

    ResponderEliminar
  6. Muy buen artículo. Concuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerlo y por tus palabras, Camilo. Un saludo.

      Eliminar
  7. China es un pais muy grande, no en todas partes se come carne de perro, incluso en las zonas donde si se suele comer hay gente que no lo come. Como explicas muy bien en tu artículo, no está bien generalizar!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu opinión, Liu! Es verdad, a veces a la gente se lo olvida que China es un país inmenso y que sus costumbres son tan variadas como lo son sus gentes. Definitivamente, no se puede poner a todo el mundo dentro de un mismo cajón.

      Eliminar
  8. Manuela22/6/16

    Yo sí comería perro, como cualquier otro animal. Aunque la carne debe pasar los controles necesarios que aseguren que es apropiada para el consumo humano... En ese festival de Yulin no solo se trafica de forma ilegal con perros, sino que muchos tienen enfermedades y puede ser peligroso para las personas tomar su carne.

    ResponderEliminar
  9. Mikel García22/6/16

    Está muy bien lo que defiendes en el artículo. También me he fijado que estos días había muchos comentarios en los que se insultaba a los chinos o incluso se pedía boicotear tiendas y restaurantes dirigidas por chinos. Muy injusto porque ellos no tienen la culpa de lo qu sucede en esa ciudad y haciéndoles la vida imposible a ellos no se soluciona nada. Te puede gustar comer carne de perro o no, pero no está bien que paguen justos por pecadores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Mikel.
      Me hervía la sangre cada vez que leía esos comentarios, así que decidí escribir este post para explicar un poquito cuál es la situación real. Aunque supongo que todos aquellos que insultan por insultar no se van a molestar en leerlo, sino que preferirán seguir esparciendo sus prejuicios por el mundo...
      Saludos.

      Eliminar
    2. Mazinger C22/6/16

      Es verdad, qué manía con poner a los chinos siempre como los malos de la película... Ojalá todos esos irrespetuosos que hay por ahí sueltos leyeran este artículo tan interesante que has escrito. Pero como tú dices, estarán muy ocupados leyendo titulares y metiéndose con otras culturas sin entrara profundizar.

      Eliminar
  10. Sonia22/6/16

    Realmente no lo comería porque adoro a los perros y los tengo en casa como uno mas de la familia..
    Pero entiendo que en otras culturas se vea diferente,creo que para ellos los malvados somos nosotros que comemos conejos..
    Nosotros pensamos que los filetes,hamburguesas y demás que comemos no salen de animales que sufren,son torturados,maltratados..etc antes de convertirse en nuestra comida..
    Y como decís,no todos los chinos comen perro igual que no todos los españoles matamos toros..
    Eso si,se debería evitar que a los pobres perros los torturen y traten de esa manera tan cruel..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, creo que el problema no es tanto el consumo de esa carne, como los medios que se utilizan para coseguirla. Como siempre, gracias por leer y comentar, Sonia :)

      Eliminar
  11. Aida, me alegro por la buena difusión del post! Sobre el tema en cuestión, como suele pasar siempre, creo que el problema está en que no sabemos informarnos, que cuando vemos algo nos quedamos con el titular, el cual, en muchas ocasiones, solo busca el morbo. Informarse sobre el "festival" es conocer que no es ninguna tradición china, que se creó en 2010 con fines totalmente comerciales apoyado principalmente por grupos hosteleros de la ciudad como una forma de buscar publicidad, dinero y turismo. De ahí, de la falta de ir más allá del titular, es de donde sale la generalización, la desinformación masiva y la difusión generalizada de prejuicios. Ahora bien, nada puede justificar una absurda matanza de seres vivos, algo que ocurre no solo en este lugar con los perros, si no en otros lugares como el demencial festival Ghadimai de Nepal con todo tipo de animales, ya cancelado, el de Tiaiji con los delfines en Japón u otras celebraciones, mucho más cercanas cultural y espacialmente y que sin embargo usan los mismos argumentos que aquellas para defenderse, pero claro, siempre es más fácil llamar bárbaros a otros. Sobre comer o no, creo que en cada lugar la gente se adapta a comer lo que puede o tiene, acabo de regresar de Mongolia en donde la existencia de vegetales o frutas es mínima y en donde la dieta se compone principalmente de la carne del animal, sea el que sea, que se tienen en la zona, no hay opción de elegir. Yo he visto los perros en el mercado en algunos lugares de China, vivos y también despellejados, no los he comido… pero si he comido por ejemplo burro o camello y otros "manjares" bastante poco apetitosos. A los indios, principalmente vegetarianos, por ejemplo, les parece una guarrada que comamos cerdo y así con muchos otros animales. Antes de criticar lo que se come hay que ponerse en la piel del que lo come. Y como ya digo, comer es respetable, las matanzas indiscriminadas no… Aunque tampoco estaría mal que pensáramos de dónde ha salido el filete que tenemos en el plato, ya que el hecho de que al animal no se le mate en un mercado público no quiere decir que se le trate con más cariño en una matadero cerrado, pero como se suele decir "ojos que no ven…".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David! Enhorabuena por el programa de ayer en Ojos de oriental, explicaste el tema muy bien y creo que quedó todo muy clarito, al igual que en tu comentario. No se puede criticar a otros desde el desconocimiento porque al final eso hace daño, no solo a personas individuales, sino a culturas enteras. Un abrazo

      Eliminar
  12. Estoy muy de acuerdo con lo que planteas en el artículo, aun considerándome como me considero gran amante de los perros. Y claro que es una cuestión cultural, incluso de necesidad, sobre todo si se dan aquellas circunstancias en las que se suelen aprovechar los recursos que se tienen a disposición por parte de las clases más necesitadas. En el caso de la carne de perro, ésta será cara, si, pero yo recuerdo lo que me contaban las personas mayores respecto de la Guerra Civil en España. En las paellas que se hacían en mi pueblo, en Valencia, y sin paellas también, a palo seco, se freían ratas y todo. Lo que hiciera falta antes que pasar más hambre.
    Bueno, lo de que surgen y se difunden climas de opinión para criticar a los chinos, me lo conozco, se trata de coger la parte por el todo y desviar la atención de lo importante o de lo verdaderamente denunciable hacia quien practica tales críticas contra la multiculturalidad (que no son más que opiniones de carácter reaccionario o puede que ultraconservador, que se viralizan) centrándolas solo en un único aspecto, sobredimensionado por el morbo que se le echa. ¿Por qué no hablarán de la sociedad china como un pueblo trabajador, pacífico, culto, honesto, independiente, que consiguió erradicar la pobreza rural de manera notoria (con todos sus millones de habitantes) y que viene impulsando desde hace muchos años un proyecto nacional de país que cree en la redistribución de la riqueza y en la mejora de las condiciones de vida? Ah, eso quizá lo sepa poca gente porque no sale en la tele. En la caja tonta prefieren emitir noticias como la de que se comen a todos los perros que pillan por la calle.
    Un artículo que da conciencia; muy social. Gracias por manifestar la verdad y por contribuir a abrir los ojos de la opinión pública (a ciertos estamentos habría que darles un toque de atención).
    Abrazos

    ResponderEliminar

1- Debajo del recuadro donde habéis escrito vuestro comentario pone "comentar como"
2- Seleccionad la opción "Nombre/URL".
3- Escribid vuestro nombre en la casilla "nombre" y dejad en blanco la casilla "URL".
5- Continuar >>> Publicar.
¡Y listo!