10 octubre 2014

Beijing, la infinita capital de China.


Después de una semanita de relax toca volver a la rutina del campus. La aventura por Beijing no ha podido ser mejor. He vuelto encantada con las minivacaciones, he disfrutado un montón de la ciudad y he pasado unos días geniales con gente estupenda. La capital ofrece un montón de posibilidades y aunque hemos intentado aprovechar el tiempo al máximo, hay cosillas que se han quedado en el aire. Os hago un resumen de la semana.


Después de 5 horas de tren, llegamos a Beijing el día 2 sobre las tres de la tarde y nos dirigimos directamente al hostal. Se trataba de un hostal muy barato (unos 7 euros la noche) que habíamos reservado a través de internet sin tener demasiados datos sobre él. Metimos la dirección en nuestra adorada aplicación “Baidu maps” y nos pusimos en camino. Tras una hora en autobús, nos encontramos con que Baidu nos ordenaba entrar en un hutong (los hutong son barrios antiquísimos de Beijing) y nos decía que estábamos a apenas unos minutos del hostal. Según caminábamos por aquellas callejuelas y veíamos la clase de casas que nos rodeaban empezamos a temernos lo peor. Sin embargo, nos llevamos una gratísima sorpresa al dar con el hostal, que no tenía nada que ver con lo que nos habíamos encontrado por el camino.





Así que podemos presumir de haber estado alojados en pleno centro de un hutong y de haber podido observar bien de cerca el estilo de vida que hay en estos barrios. La gente de los alrededores del hotel se ha portado genial con nosotros. En la tiendecita de alimentación nos recibían con una sonrisa de oreja a oreja cada vez que entrábamos y en una de las casitas cercanas al hostal nos preparaban unas deliciosas jiaoji (los ravioles chinos de los que os hablé en otra entrada) para desayunar cada mañana. La única que parecía un poco molesta con nosotros era la señora de la frutería, a la que todos los días tratábamos de regatear el precio de los plátanos.



El primer día pasamos la mañana visitando el Museo de la Capital y después de comer, fuimos a pasear por la Plaza de Tian'anmen y alrededores. Debido a la Fiesta Nacional estaba abarrotada de gente sacándose fotos con la enorme cesta de flores que habían colocado en el centro de la plaza. El tiempo no nos acompañó demasiado y ese día el nivel de contaminación estaba, y nunca mejor dicho, por las nubes (no, ese humillo no es niebla).







Después de pasar un par de horas deambulando por esta zona, nos dirigimos hacia Wangfujing, una de las calles más populares de Beijing, donde se pueden encontrar desde las típicas tiendas de souvenirs para turistas, hasta puestos con comida.
Una de las especialidades de Wangfujin son los escorpiones, que, aunque no lo creáis, no están nada mal.



Al día siguiente pasamos de nuevo por Tian'anmen, pero esta vez para entrar en la Ciudad Prohibida, donde pasamos toda la mañana. Este es uno de los lugares que más me ha gustado de Beijing.






Esa tarde fuimos a pasear al parque Beihai, un lugar tranquilo donde poder desconectar del caos de la ciudad.







Y por la noche estuvimos en la Ópera de Beijing, una experiencia interesante que nos demostró una vez más las enormes diferencias culturales entre China y Occidente.



Otro día estuvimos de compras en el área de Shanlitun, donde nos lo pasamos genial regateando con los comerciantes. En esta zona el regateo es prácticamente obligado. Estuvimos en una especie de centro comercial enorme con tiendas de todo tipo en el interior: ropa, zapatos, bolsos, souvenirs...
Para conseguir que los vendedores no nos timasen demasiado y poder comprar a buen precio era necesario hablar chino. Así que aunque al principio ellos se dirigían a nosotros en inglés macarrónico, nosotros, como buenos estudiantes que somos, nos poníamos a aplicar todo lo que nos enseñan en el campus y les seguíamos el juego en chino. En cuanto pronunciábamos una sola palabra en mandarín notábamos cómo su actitud hacia nosotros cambiaba por completo.
Aquella noche regresamos al hostal con unas cuantas bolsas de la mano, cargadas de jerseys de 4 euros para pasar el invierno bien calentitos.




También visitamos el Palacio de Verano y las ruinas del parque Yuanmingyuan. 





Por supuesto, estuvimos en la Gran Muralla (zona Badalin), uno de los lugares que más me ha gustado de Beijing, junto a la Ciudad Prohibida. Es espectacular, tanto la muralla como el paisaje que la rodea y además ahora empiezan a asomar los colores del otoño en algunas zonas, lo que lo hace aún más bonito.
Verlo en fotos no es lo mismo, pero os dejo alguna muestra:






Y para reponer fuerzas... No podíamos marcharnos de Beijing sin probar el famosísimo y delicioso pato laqueado o, en chino, kaoya. Tuvimos la suerte de dar con un restaurante muy bueno y muy barato, donde nos pusimos morados a kaoya y alguna otra cosilla.



Para terminar fuimos a ver el Templo del Cielo. Precioso.



Como veis, unos días muy aprovechados y, sobre todo, muy disfrutados.

10 comentarios:

  1. Pilar19/5/15

    Hola preciosa, soy la madre de SARA de Burgos , la mujer de fran

    ME GUSTA TU BLOG, escriben bien,las fotos son preciosas, Me encantaría ver la cara de los Chinos al escucharos hablar en chino, tiene que ser una pasada.

    La verdad que ese recorrido lo hemos hecho creo que casi todos, y ha sido grato recordarlo.

    Todavia no me ha dado tiempo a leer todo lo comentado en tu blog ,, pero te animo a seguir , estás haciendo algo grande en tu vida y eso no es suerte, eso eres tú.

    besitos de esta familia y sigue disfrutando como lo haces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pilar! Muchas gracias por tus palabras! La verdades que esta experiencia esta siendo maravillosa y me siento muy afortunada de poder estar disfrutando de ella.

      Gracias por dedicar unos minutos a comentar por aqui :)

      Un abrazo para todos!

      Eliminar
  2. Blanca19/5/15

    Aidi !!

    Cómo me alegro de que estés disfrutando tanto de esta experiencia !! :) me encanta el blog y las fotos que tienes son preciosas, artistaza !!

    Sigue aprovechando mucho porque seguro que se te pasa volando, y sigue contándonos cositas por aquí que yo por lo menos estoy aprendiendo un montón sobre China ^^

    Un besazo enorme desde Huelva prima :* ah!! y que sepas que estás preciosa !! MUA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Blanca! Me alegra que te gusten las fotos. Tienes razón, se me va a pasar volando. Ya llevo más de un mes en China y ni me he enterado! Seguiré escribiendo por aqui, que otra cosa no, pero cosas que contar hay a montones.

      Envío otro besazo a Huelva y un abrazo para tus padres! :)

      Eliminar
  3. Mariví Blanco Juan19/5/15

    Hola Aida, ¡Ayyy cómo me gustan tus fotos! Qué recuerdos de Beigin, cúanto me alegro de que hayas pasado estos días por allí y nos lo puedas enseñar. Veo que ya has vuelto al estudio, pues a aplicarte, pero no dejes de disfrutar y de compartirlo con nosotros. Un abrazo, preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Mariví! Seguiré aprendiendo, difrutando y compratiéndolo con vosotros, sin duda.

      Un beso para Estela y para ti!

      Eliminar
  4. Lourdes Mayoral19/5/15

    Hola de nuevo...

    no siempte puedo entrar y ver tus blog , pero no por ello dejo de acordarme de tus peripecias .

    Ya veo que aprovechas bien el tiempo y no es para menos...hay mucho que ver.

    veo tus fotos y recuerdo nuestro viaje hace años, esos lugares, esos colores...incluso el olor ...lo recuerdo perfectamente .

    lo que me gustaría estar de nuevo allí, con mi cámara y de nuevo volver a tener esas sensaciones.

    disfruta muuuuucho y por favor...sigue enseñandonos tus fotos...creo que tendremos que pensar en una Expo a tu vuelta...no crees?

    muchos besos y cuídate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lourdes! Yo también me acuerdo mucho de vosotros. No te preocupes, que seguro que algún día volveréis con Vega y podrás volver a disfrutar de este país y de todo lo que ofrece.

      Un abrazo enorme para los tres!

      Eliminar
  5. Javier Román19/5/15

    Hola Aida:

    Ganas tengo de conocerte personalmente; el pasado viernes conocí a tu hermana Irene que vino con tus padres a Segovia para presentar la proyección de Generación Mei Ming. Simplemente fué impresionante, la proyección y después escuchar las reflexiones de tu hermana en primera persona. Acabado el acto compartimos mesa y mantel con comentarios de todo tipo, en los que saliste a relucir.

    La verdad es que me das envidia sana de lo que puedas estar viviendo en aquel país. Me gustan mucho las fotos que estás colgando, aunque he de confesarte que soy un poco pato en esto de las redes y nuevas tecnologías; pero puedo ir disfrutando de ellas a través de los enlaces que va pasando tu madre.

    Me gustaría poder leer todos los comentarios que vas añadiendo en este blog, pero mi tiempo me condiciona (excusa fácil ¿verdad?)

    Bueno no te aburro mas, que lo disfrutes, aprendas mucho chino y lo puedas compartir con nosotros a tu regreso.

    Muchos besos y suerte.

    Javier Román.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Javier! Me alegra saber que sigues mis andanzas por este país. Espero que a mi regreso por fin pueda conoceros y poder contaros en persona esta experiencia tan buena.

      Un abrazo fuerte!

      Eliminar

1- Debajo del recuadro donde habéis escrito vuestro comentario pone "comentar como"
2- Seleccionad la opción "Nombre/URL".
3- Escribid vuestro nombre en la casilla "nombre" y dejad en blanco la casilla "URL".
5- Continuar >>> Publicar.
¡Y listo!